martes, 14 de mayo de 2013

Camacho y Vigón.




¡Sin más palabras!

Ya son 419 apellidos en el blog.

Utilizo imágenes que aparecen en Internet. Suplico disculpas a sus propietarios (Si alguna de las imágenes infringe o vulnera la privacidad o los derechos de autor, ruego que os pongáis en contacto conmigo para retirarla inmediatamente).



Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de las referencias que tengo y que, entre otras cosas, no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes, o donde,  se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido (abuelos, bisabuelos, etc.), para ello hay otros expertos genealogistas colaboradores de la librería. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros o nuestros colaboradores a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 304.791 apellidos (incluidos los extranjeros que se encuentran actualmente viviendo en España, y de los que hay mas de 5 individuos, o de aquellos militares que a lo largo del tiempo han sido oficiales españoles y extranjeros de nuestro Ejército) y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados de difícil localización.




Camacho
Muy antiguo linaje valenciano, aunque oriundo de Francia, de donde lo trajeron los caballeros que acudieron a prestar su ayuda al Rey Conquistador, según las trovas apócrifas de Jaime Febrer, quien afirma que el monarca le heredó por "haberle muy bien servido" en la conquista de Valencia.
 
Marcelino Camacho, fundador y
lider de CC.OO.
Por su parte Jerónimo de Villa, rey de Armas de Felipe IV, en su manuscrito titulado “Libro Becerro de Castilla” señala: “Camacho, de portugal... Su deszendenzia de Francia”.

Baños de Velasco indica que “son franceses y tienen Mayorazgo en Xerez de la Frontera”.

Posteriormente se extienden por Andalucía y allí Ruy González Camacho consta en las Ordenanzas de la Cofradía de Hijosdalgo de la ciudad de Andujar.

Pasa el apellido a Sevilla, y de aquí a Jerez de la Frontera y posteriormente al Puerto de Santa María (Cádiz) y Huelva, con extensiones a Valdepeñas y a Calzada de Oropesa.

Algunos de sus miembros emigran a América y se instalan en Bolivia, Venezuela, Colombia, Méjico, etc., dejando su nombre a varios lugares, ranchos, ríos y otros accidentes geográficos del continente. Encontramos otras familias en Estremera (Toledo) y Fuenlabrada (Madrid).



Vigón
Determinados genealogistas afirman que este apellido es castellano. Y yo sin tratar de enmendarles la plana, pienso que es asturiano, tal vez por las noticias que tengo del mismo, al menos desde el siglo XIX.
 
El Teniente General Juan Vigón
Suero-Díaz, monárquico, católico
y Ministro del Aire con el
franquismo
Pero acudiendo a la ayuda de Family Searchs (mormones) se descubre que este apellido en 1608 ya se encontraba en el condado de Kent (Inglaterra), y viendo los datos que tienen recopilados se comprueba que al menos en el siglo XIX miembros de este apellido tenían casa en Eslovenia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Lituania, Noruega y Polonia. De esta forma como emigrantes a América han llegado a estados que no son los más habituales para los hispanos, como Alabama, Illinois, Iowa, Michigan, Minnesota o Pennsylvania.

Aunque eso no quita para que también se hayan trasladado a Iberoamérica: Guanajuato, en México; Cajamarca, en Perú (1737); Santiago, en Cuba; Río de Janeiro, en Brasil, o a la Plata, en Argentina, además de que hayan pasado a Florida y California.




¡Si es que necesitamos el teléfono!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada