sábado, 30 de marzo de 2013

Caro y Martínez.



¡Que bonito es el amor!
A veces con las imágenes, siempre tomadas de Internet, soy atrevido ¡Mis disculpas a quien le puedan molestar! (Si alguna de las imágenes infringe o vulnera la privacidad o los derechos de autor, ruego que os pongáis en contacto conmigo para retirarla inmediatamente). Lo que trato es de llamar la atención hacia el blog, por cualquier medio, bajo cualquier circunstancia. Imito a Dalí, que los escaparates de una joyería de las más importantes de Nueva York, los llenó de jamones, y alguna joya. Una manera de solicitaros vuestra parada, de procurar vuestra atención, y que con recurso tan discordante aprovechéis a ver los apellidos. Mi trabajo me cuesta hacerlos. Alguien, sin idea, señala que tendría que poner en un blog de apellidos, el blasón de la familia. Y reitero que es eso, de la familia, no del apellido, pues este no tiene escudo, PERO SI ORIGEN. 


Cuéntalo a tus amigos para que sepan donde pueden encontrar el origen de su apellido. Y aunque creas (o crea) que el que tiene/s solo es el s/tuyo y el de s/tu familia, solicítalo de igual manera en cualquiera de los “comentarios” de este blog. ¡Una aclaración! Los datos aquí expuestos, fidedignos, son una parte de las referencias que tengo y que, entre otras cosas, no les puedo facilitar donde se han obtenido, por formar parte del patrimonio de la librería EyP; siendo ellos los “sabedores” del valor de dicha información y a quienes, o donde,  se puede consultar sobre la misma. Otro dato importante se refiere a que la prodigalidad de apellidos no nos permite entrar en genealogías individuales. Quiere esto decir que “nunca”, “nunca” vamos a acometer el estudio profundo de la familia de un apellido (abuelos, bisabuelos, etc.), para ello hay otros expertos genealogistas. En la librería EyP si se harán precisos árboles genealógicos, escrupulosos escudos, perfectos dosieres  familiares (en imitación de papel pergamino), pero siempre con sus propios datos, o la información proporcionada por nosotros a partir de sus observaciones. Así y todo, me enorgullezco de saber “algo” de 302.100 apellidos hispanos y de decir aquí una pequeña parte, incluyendo aquellos apellidos considerados “raros” o de difícil localización.

Quiero que quede claro que yo trato de poner lo más estricto sobre el origen del apellido, cualquier apellido, y EyP son los expertos en estudiar el verdadero origen y significado del mismo. En un breve informe de un folio, bellamente ilustrado, describen su origen, y los lugares donde se encontró, personajes ilustres y quienes lo llevaron a lo largo de los tiempos, bien sean nobles o no, pues opinan que no todos cuantos lo utilizan pertenecen a la nobleza. En ese pequeño dossier se incluye un blasón utilizado por alguno de los miembros de ese apellido, aunque, insistimos, el escudo pertenece a una familia concreta y sus descendientes directos. Además, si en lo que estás interesado, es en una exposición más completa, ellos te la darán impresa sobre papel pergamino. Y lo mismo te facilitan un árbol genealógico o tu propio blasón, que también lo pueden crear, aunque posteriormente haya que pasarlo por el notario, al no existir Rey de Armas, para que de Fe del mismo, y nadie te lo pueda copiar. Insisto, son ellos y no yo. Lo que a mi si me atañe es que os haya podido AYUDAR y AGRADAR.


Caro
Con antigua casa solar en Bilbao y en las Encartaciones de Vizcaya, acreditado en el siglo XIII, aunque consta que con la reconquista se había extendiendo por el resto de la península.

Pero según el manuscrito de Diego de Soto Aguilar, "Casas solariegas", conservado en la Real Academia de la Historia, en la colección Salazar y Castro, es originario de Castilla la Vieja.
Julio Caro Baroja.

El valle de Toranzo, en Cantabria, La Rioja, Castilla y León, Aragón, Baleares, Andalucía y Murcia son algunos de los lugares con mayor implantación de esta alcuña familiar.

Deriva esta voz de la latina “carus”, amado, querido, y por ello muy apropiada para aplicar a una persona a quien tenemos gran aprecio y que merece el respeto y la estimación de todos. ¿Y a quien se le puede aplicar ese “apodo”, mejor que a nuestro hijo?

En algunos, casos puede ser geográfico, ya que Caro es un pueblo perteneciente a la Comuna de la Basse Navarre, en el cantón de Saint Jean Pied Port, villa que dependía en 1119 del prior de Roncesvalles y que contaba con un hospital para asistencia a los peregrinos que se dirigían a Santiago.

Una rama de este apellido se encontraba en Valencia y Mallorca.



Martínez
Linaje patronímico, es decir que se deriva del nombre propio de Martín, por lo que no cabe buscar nexo de unión a las diferentes ramas que se conocen en la Península o América.

 Primero veamos su significado. Procede del latín 'Martinus', consagrado a Marte, dios de la guerra y antigua divinidad solar. La forma arcaica y poética es 'Mauors', que reproduce en condiciones fonéticas perfectas el nombre de los guerreros védicos (marutah), defensores del dios Indra. La gran difusión de este nombre se debe al culto medieval a San Martín.
 
India Martínez. Sus canciones tienen que poner
la carne de gallina.
Las casas más antiguas que se conocen son las de Galicia y Asturias, algo muy natural si se tiene en cuenta que es por donde se incia la Reconquista, y más prontamente se necesita un apellido para firmar determinados documetos, siendo mejor el nombre paterno al que agregar “ez” (hijo de).

También exiaten casas en Navarra, y una de ellas radicó en la villa de Mendigorría, otra en la de Peralta, y otra en la de Marcilla, las tres del partido judicial de Tafalla.

Aproximadamente es algo más del 50% del apellido más utilizado en España.




Pues no lo entiendo. Con lo bonito que era el amor.

Etiquetas: , , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal